Ortodoncia en niños

La niñez es la mejor época para tratar los problemas en “la mordida”, ya que, los huesos donde están alojados los dientes aun no han terminado de crecer, por lo que tenemos tiempo para colocarlos adecuadamente.

Nuestra ortodoncista recomienda que la primera revisión sea a los 6 años. Generalmente, en esta edad, no hace falta tratamiento, pero hay veces que detectamos problemas en el desarrollo que requieren un abordaje temprano.

Antes de empezar el tratamiento, es imprescindible estudiar el caso en detalle, mediante radiografías específicas, fotos y modelos de la boca, para, de este modo, diagnosticas el problema en la mordida y organizar la duración y el plan de tratamiento.

Las mejores soluciones en Ortodoncia en niños de alta calidad.
Pide cita o llama al 91 277 42 22
O bien, ponte en contacto rellenando el formulario


    Cuando nos referimos a ortodoncia infantil debemos saber que hay distintos tratamientos para corregir diferentes maloclusiones (alteraciones de la mordida) en los niños.

    1. Entre los 6 y los 11 años, se realiza lo que se conoce como “Ortodoncia Interceptiva”, que es una ortodoncia preventiva, que solo que puede realizar en niños ya que aprovecha que aun no ha terminado el crecimiento de los huesos maxilar y mandíbula para guiar su crecimiento. El precio de la ortodoncia interceptiva en niños en Madrid se sitúa entre los 1400 y los 1600 euros, incluyendo el estudio de ortodoncia.

    Después del tratamiento interceptivo, muchos niños deberán llevar “Ortodoncia Estándar” cuando ya tengan todos los dientes definitivos en la boca. Es decir, una vez corregida o mejorada la posición de los huesos maxilares, muchos requerirán también tratamiento de ortodoncia para mover los dientes; eso sí, será un tratamiento mucho más sencillo después de haberse realizado la ortodoncia interceptiva.

    2. A partir de los 12 años ya no será posible mover los huesos porque en la mayoría de niños y niñas, alrededor de esta edad, el crecimiento de los huesos finaliza. Pero si no hay malposiciones muy severas, cuando ya están todos los dientes definitivos, será posible moverlos mediante distintos tipos de ortodoncia correctiva: * Ortodoncia fija: consiste en la utilización de los llamados “brackets” que se cementan sobre la cara frontal de los dientes, que pueden ser metálicos o estéticos. De acuerdo a su calidad-precio los más populares son los brackets metálicos. Estos son muy demandados para niños, ya que la eficacia es la misma y en estas edades, los requerimientos estéticos no son muy altos. Incluso, las gomas que sujetan el bracket al arco se pueden poner de distintos colores y a los niños les encanta. El precio del tratamiento con brackets metálicos en Madrid oscila entre los 2600 y los 2950 euros.

    Los brackets estéticos son transparentes y por tanto se ven mucho menos que los metálicos. Esto hace que si el niño es algo más mayor y quiere optar por esta opción de ortodoncia, la calidad no esté reñida con la estética. La duración del tratamiento suele ser la misma que con los metálicos; la mayoría de los casos requieren unos 18 meses, pero si el caso tiene una mayor complejidad, el tratamiento podría llegar a durar alrededor de 24 meses. El precio en Madrid de la ortodoncia fija con brackets estéticos o de zafiro suele oscilar entre los 3000 y los 3400 euros.

    * Ortodoncia con alineadores transparentes (Invisalign teen)

    Para los niños y adolescentes con más requerimientos estéticos existe también la opción de Invisalign Teen, que son alineadores de quita y pon transparentes que hay que llevar 24 horas al día salvo los momentos en los que el niño come y se lava los dientes. Estas férulas se hacen completamente a medida y deben cambiarse bajo las recomendaciones de nuestro ortodoncista aproximadamente cada 2 semanas.

    El precio del tratamiento con Invisalign Teen en nuestra clínica de Madrid oscila entre los 4800 y los 5000 euros.

    Es importantísimo revisar a los niños a partir de los 6 años de edad para detectar maloclusiones que se pueden manejar fácilmente guiando el crecimiento de los huesos maxilares con ortodoncia interceptiva. Además, a esta edad, podemos detectar hábitos, como la interposición de la lengua al tragar, el chuparse el dedo, etc… que pueden deformar la forma del paladar y de los huesos. En estos casos, nuestro ortodoncista trabajará estrechamente con el logopeda si es necesario para corregir estos hábitos y conseguir que el crecimiento y desarrollo del niño sea adecuado.

    Si tratamos de forma precoz a niños, seremos capaces de manejar anomalías y alteraciones en los huesos maxilar y mandíbula de forma muy fácil. Esta terapia va a producir un beneficio enorme, no sólo en la función masticatoria sino también en la estética futura de la cara de nuestro hijo. De lo contrario, se nos pueden pasar alteraciones importantes que, en el adulto, no tienen solución salvo con cirugía ortognática (intervención para mover mediante cirugía los huesos maxilares). Con un tratamiento muy sencillo, la mayoría de las veces con aparatos removibles (“de quita y pon”), lograremos un beneficio enorme a largo plazo:

    • Guiar el crecimiento del maxilar y la mandíbula.
    • Corregir hábitos que pueden generar grandes deformaciones en la mordida, y repercusiones estéticas en la cara y en la sonrisa futura… como chuparse el dedo, meter la lengua entre los dientes al tragar, entre otros..
    • Lograr el espacio adecuado para los dientes permanentes.

    1. Ortodoncia Interceptiva (Ortopedia dentofacial)

    Es el tipo de ortodoncia que se realiza en niños de entre 6 y 12 años, periodo en el que convivirán los dientes de leche con los dientes definitivos (lo que se conoce como “Dentición mixta”). A los 11-12 años suele terminar el crecimiento de los huesos maxilar y mandíbula, por lo que este es el margen que tenemos para controlar el crecimiento de los de los huesos y poder controlar su posición y tamaño. Pasada esta etapa, solo podremos mover los dientes, y hay alteraciones de la mordida para las que es crucial manejar el desarrollo esquelético.

    Este tipo de ortodoncia consiste en unos aparatos removibles de quita y pon para niños, los llamados “aparatos funcionales” hechos en resina acrílica habitualmente, que van anclados en los dientes mediante unos retenedores. En ocasiones, estos dispositivos pueden ser fijos.

    Estos aparatos se emplean para tratar las siguientes alteraciones de la mordida y/o el crecimiento:

    • Mordida cruzada. En condiciones normales, los dientes de la arcada superior al morder se colocan por delante de la arcada inferior. En los niños con mordida cruzada, esto sería al revés, es decir, los dientes de la mandíbula se colocarían por delante de los dientes del maxilar, tanto en la zona anterior como en los dientes posteriores. El tratamiento de la mordida cruzada en niños suele estar orientado a la expansión del paladar para lo cual están indicados el “expansor de paladar” (aparato removible) o el “disyuntor” (aparato fijo), que poco a poco irán haciendo, aprovechando que el crecimiento de los huesos sigue vigente, que el paladar se ensanche.
    • Mordida abierta anterior. Si nuestro hijo muerde con las muelas y dientes posteriores pero los dientes de la parte frontal (habitualmente incisivos y caninos) no contactan, estaremos hablando de una mordida abierta anterior. Estos niños se caracterizan porque no pueden cortar alimento con los dientes anteriores. Si este problema no se trata, ocurrirá lo mismo en la edad adulta.
    • Clase II esquelética o retrognatismo: este tipo de maloclusión es una de las más frecuentes y se caracteriza porque el hueso maxilar (el hueso donde se encuentran los dientes superiores) se encuentra muy adelantado con respecto a la mandíbula. Esto no solo va a condicionar la posición de los dientes sino que también va a afectar a la estética de la cara de nuestro hijo. Esta suele deberse a una falta de crecimiento del hueso mandibular y/o a un exceso de crecimiento del maxilar, que hace que haya varios milímetros de diferencia entre los dientes de una arcada y otra. Para el tratamiento de esta alteración se emplean aparatos que estimulan el crecimiento de la mandíbula y hacen que esta se acerque a las dimensiones del hueso maxilar. Dispositivos como el Bionator son un ejemplo de los que se emplean en esta maloclusión.
    • Clase III esquelética o Prognatismo: este tipo de alteración se basa en una posición adelantada de la mandíbula con respecto al maxilar superior, que va a afectar no solo a la mordida si no a la estética facial de nuestro hijo de forma llamativa. Esta suele deberse a una falta de crecimiento del hueso maxilar y/o a un exceso de crecimiento de la mandíbula, que hace que “se muerda al revés”, es decir, los incisivos inferiores se colocarán por delante de los superiores al morder. En los niños, aprovechando que los huesos siguen en crecimiento, es posible frenar el crecimiento de la mandíbula mediante una aparato llamado mentonera o estimular el crecimiento del maxilar mediante la máscara facial.

    2. Ortodoncia correctiva:

    Este tipo de ortodoncia suele colocarse a partir de los 12 años aproximadamente, cuando ha finalizado el crecimiento de los huesos y cuando han erupcionado los dientes definitivos. Su función es la de alinear los dientes, corregir el apiñamiento (dientes montados) y lograr una buena relación entre los dientes de la arcada superior e inferior. También se soluciona un resalte o sobremordida aumentados (cuando los dientes superiores de la parte frontal se encuentran demasiado por fuera de los inferiores o cuando los cubren excesivamente en sentido vertical).

    Con este tratamiento, además de mejorar la mordida y por tanto la función, se mejorará con creces la estética de la sonrisa y se facilitará la higiene bucodental al estar los dientes alineados.

    Tipos de ortodoncia correctiva:

    Aunque aquí hablamos de ortodoncia en niños, los tratamientos de ortodoncia correctiva son los mismos que se realizan en el adulto, por lo que estas líneas pueden generalizarse tanto para niños como para adultos.

    * Ortodoncia fija: se basa en el empleo de los llamados “brackets” que se adhieren sobre la cara frontal de los dientes. Estos pueden ser de dos tipos en función del material:

    • Brackets metálicos. Estos dispositivos que van cementados en los dientes son de color metálico y son muy empleados en personas sin requerimientos estéticos, ya que su calidad-precio es muy buena. Uniendo los brackets se colocan varios tipos de arcos que se van cambiando frecuentemente, que son los dispositivos que irán modificando la forma de las arcadas dentarias.

    • Brackets estéticos son translúcidos y por consiguiente se aprecian bastante menos que los metálicos. Sobre ellos se colocan distintos arcos metálicos, por lo que, aunque se perciben mucho menos los brackets, en las distancias cortas sí que se ven los dispositivos colocados. Sí que es verdad que en personas que prefieren se disimulen en mayor medida los aparatos de ortodoncia, esta pueda ser su tratamiento de elección.

      Tanto con brackets metálicos como estéticos, la duración del tratamiento suele ser alrededor de 18 meses para la mayoría de los casos, pero aquellos con una mayor complejidad, se requiere algo más de tiempo de tratamiento, en torno a 24 meses.

      En ocasiones es necesario un anclaje extra en ortodoncia para facilitar el movimiento de los dientes, sobre todo en adultos. Para ello se emplean microtornillos o minitornillos, que son unos tornillos especiales de pequeño tamaño que se colocan en la encía próxima al diente que se quiere mover; mediante elásticos y otros dispositivos que anclan estos microtornillos a los dientes, se va tirando de estos últimos para realizar los movimientos deseados. La misma función se puede realizar con implantes dentales en personas que han perdido piezas.

    • Ortodoncia con alineadores transparentes (invisalign®)

      Para las personas con más requerimientos estéticos existe la opción de Invisalign, que son unas férulas de quita y pon transparentes que debemos llevar puestas 22 horas al día (solo nos las debemos quitar cuando comemos y realizamos la higiene bucal). Estas férulas se confeccionan en plástico transparente con la forma de nuestros dientes y cada aproximadamente 15 días se van cambiando, lo que permite que se vaya haciendo pequeños movimientos sobre los dientes que van mejorando la mordida, reduciendo el apiñamiento y alineando nuestros dientes. Esta es la opción de ortodoncia más estética y solo se percibe en distancias muy cortas. Además, es el tratamiento que permite una mejor higiene bucal, ya que para lavarse los dientes, las férulas se quitan y se puede realizar el cepillado como si no estuviéramos realizándonos ningún tratamiento, a diferencia de los brackets.

      Lo habitual es que el ortodoncista haga las revisiones cada mes, pero en pacientes que viven en el extranjero si se tratan con los alineadores transparentes, estas podrían extenderse un poco más, pero solo si el ortodoncista da el visto bueno y entrega varios alineadores para que estos se cambien cada 15 días.

    En nuestra clínica en Madrid los precios de la ortodoncia son cerrados, es decir, aunque sean necesarias más visitas, el coste global del tratamiento es el mismo. Pregunta a nuestro personal las facilidades de pago a 12 y 18 meses sin intereses.

    • Como los niños continúan el crecimiento hasta aproximadamente los 12 años, es posible mover los huesos maxilar y mandíbula, lo cual no se puede hacer en adultos. Esto permite solucionar importantes problemas en la mordida.
    • Genera los espacios necesarios para los dientes permanentes. Los dientes de leche son más pequeños que los permanentes, por lo que es necesario que exista el espacio adecuado para que estos erupcionen y no haya apiñamiento ni se queden dientes retenidos en el paladar.
    • Facilita la higiene bucal, por lo que se reduce la aparición de caries y de enfermedades de las encías como gingivitis y a la larga periodontitis.
    • Mejora la estética de la cara ya que se tratan maloclusiones importantes que alteran la estética facial del niño (y si no se corrigen, se mantienen cuando son adultos).

    Para las personas con más requerimientos estéticos existe la opción de Invisalign, que son unas férulas de quita y pon transparentes que debemos llevar puestas 22 horas al día (solo nos las debemos quitar cuando comemos y realizamos la higiene bucal). Estas férulas se confeccionan en plástico transparente con la forma de nuestros dientes y cada aproximadamente 15 días se van cambiando, lo que permite que se vaya haciendo pequeños movimientos sobre los dientes que van mejorando la mordida, reduciendo el apiñamiento y alineando nuestros dientes. Esta es la opción de ortodoncia más estética y solo se percibe en distancias muy cortas. Además, es el tratamiento que permite una mejor higiene bucal, ya que para lavarse los dientes, las férulas se quitan y se puede realizar el cepillado como si no estuviéramos realizándonos ningún tratamiento, a diferencia de los brackets.

    Con este tratamiento se pueden alinear los dientes torcidos, corregir la mordida cruzada, juntar los dientes que tienen espacios entre ellos… y realizar todos los movimientos que se pueden llevar a cabo con brackets.

    La ortodoncia con Invisalign® (alineadores o férulas transparentes) depende del tipo de maloclusión que tenga el paciente y de los meses de tratamiento. Hay una opción de tratamiento conocida como Invisalign® Lite, en la que la duración del tratamiento es menor, entre los 6 y los 12 meses, y está indicada en las personas cuya mordida es adecuada a nivel de los molares pero que requieren pequeños movimientos para alinear los dientes de la parte frontal y mejorar la estética de la sonrisa. El Invisalign® Lite en Madrid tiene un precio de a partir de 3600 euros. Si es necesario corregir la mordida y hacer más movimientos de dientes para asegurar un buen engranaje de los dientes de la arcada superior e inferior, además de alinear los dientes y corregir el apiñamiento, se requerirá un tratamiento con Invisalign® Full, cuya duración será aproximadamente de 18 meses, aunque en casos más complejos podrá extenderse más meses. El precio en Madrid de Invisalign® Full suele estar a partir de los 5000 euros.

    Muchos de nuestros pacientes nos hacen esta pregunta. Para limpiar las férulas basta con comprar un jabón de pH neutro blanco o transparente, frotarlo con un cepillo de dientes y aclararlas con agua y secarlas muy bien. Guarda las férulas siempre en su caja para que no se extravíen y no comas con ellas porque se podrían dañar.

    Ventajas de la ortodoncia invisible o Invisalign:

    • La gran ventaja del tratamiento con alineadores es la estética, ya que las férulas son transparentes.
    • Podemos ver la simulación del tratamiento antes de empezar con él, a través de la visualización del Clincheck.
    • Consiste en alineadores de quita y pon, por lo que la higiene bucal es mucho más sencilla.

    Ventajas de los Brackets:

    • La calidad-precio del tratamiento es muy buena: tratamiento más económico con muy excelentes resultados.
    clinicas odontología madrid
    Contacta con Nosotros
    Dirección
    Calle Zurbano 51, local 28010 Madrid
    Aparcamiento
    Zona SER
    Parkings públicos
    C/ Zurbano 68
    Paseo General Martínez Campos 42
    Salidas de Metro cercanas
    Iglesia, Rubén Darío, Gregorio Marañón
    Teléfono
    Teléfono
    Correo electrónico
    Horario
    L-J 11:30 a 20.00
    V 11:30 a 19:00
    Clínica Dental SCH © 2022 · Aviso legal · Política de privacidad · Política de cookies
    Desarrollado por PLC Marketing